miércoles, 1 de enero de 2014

SÉNECA. PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO.

Séneca, "De vita beata"

Dado que empieza un nuevo año y los nuevos propósitos comienzan a llenar las cabezas de cada uno, qué mejor mérito que la firme intención de ser felices. Para ello analizaremos uno de los planteamientos de nuestro filósofo cordobés más internacional, nuestro querido Séneca. Porque las reflexiones de los antiguos están más vigentes que nunca.


Concepto de la felicidad.

"Todos los hombres, hermano Galione, quieren ser felices, pero intentan descubrir aquello que les hace ser felices en la vida, yendo sin observar, y no es fácil conseguir la felicidad, porque cuanto más la buscas, más te alejas de ella si has seguido el camino equivocado"

Ésta es la idea de la felicidad según Séneca, tal como escribió en su obra "De vida beata" (Sobre la felicidad). Séneca, durante toda su vida, intenta explicar las razones que llevan a los hombres a buscar la felicidad, y cuál es la manera más eficaz de obtenerla. Él era una persona asmática, y esta angustia entre la vida y la muerte está también reflejada en su búsqueda de la felicidad, pensando en el aprovechamiento de la vida como la única manera de vivir. La vida es breve, por lo que no debemos perder las oportunidades que nos brinda.

Horacio en sus poemas decía como máxima: "Carpe diem", es decir, "coge el día, coge el momento", disfruta del día, y no pienses que pueda llegar otro igual, porque no puedes saber lo que sucederá mañana; por ello, mientras tanto, aprovecha la vida, porque la vida "debe ser vivida". Si nuestra vida es suficiente para hacer cosas importantes, nuestro deber es hacer esas cosas importantes. Ésta es la mentalidad latina: es verdad que estamos en el mundo para disfrutar de manera general de las cosas, pero se debe también considerar que estamos aquí para hacer algo notable, que dejará nuestra propia huella en la prosperidad.

Séneca en "De vita beata" elabora una aproximación a eso que podríamos llamar "Guía de la felicidad", donde afirma que la felicidad es la búsqueda de la "ataraxia" (la "no preocupación"), en el sentido de que debemos eliminar los pensamientos sobre las cosas innecesarias. Debemos aspirar a la tranquilidad y serenidad del alma. Este estado de calma interna es entrenable, basándose en ejercicios de autocontrol.

En nuestra búsqueda de la felicidad, lo primero que debemos hacer es saber claramente lo que deseamos; después, buscaremos la vía para llegar a ello; y durante el viaje deberemos cada día darnos cuenta de lo que dejamos detrás y de cómo se acerca nuestro objetivo. Además, a medida que llegamos a nuestro destino, debemos también asegurarnos de que llegamos a aquello que realmente queríamos. Sin duda, es una filosofía muy moderna si consideramos que fue concebida en el siglo I a.C.

Para terminar su discurso, Séneca llega a la conclusión de que, ya que todos moriremos, es mejor afrontarlo con optimismo y felicidad. La vida es un viaje lleno de ventajas: el camino debe ser escogido por ti.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada