jueves, 22 de agosto de 2013

SECRETOS DE MADRID: MINISTERIO DE AGRICULTURA

Ministerio de Agricultura



¿Cuántas veces habrás pasado por delante de este edificio situado frente a la estación de Atocha? La sede del Ministerio de Agricultura no pasa desapercibida gracias a su impresionante fachada y a las estatuas que la coronan, pero...¿sabes realmente qué representan? Aquí te desvelamos sus secretos.


El Ministerio de Agricultura está ubicado en el Paseo de la infanta Isabel, frente a la glorieta de Atocha y la estación de tren del mismo nombre. El arquitecto responsable del proyecto fue Ricardo Velazquez Bosco que, en 1893, aprovechando que en el solar ya existían desde 1886 los cimientos de una antigua Escuela de Artes y Oficios que no llegó a construirse, ordenaría el desarrollo del edificio. 

El edificio presenta una planta rectangular y su fachada está compuesta por un pórtico central de igual altura que la planta baja que sirve de base a cuatro pares de columnas gigantes de orden corintio que soportan un arquitrabe y un ático de notables proporciones. También destacan las decoraciones de azulejos y esmaltes de Daniel Zuloaga, las pinturas de Ferrant, las cariátides del pórtico de entrada que representan a la industria y al comercio, y las colosales esculturas del ático que realizó Agustín Querol en piedra, y que luego fueron sustituidas por otras idénticas en bronce. 
 

Conjunto escultórico de la azotea: la Gloria y los Pegasos

Su autor fue Agustí Querol. Representa la Gloria (una victoria alada junto a las alegorías de la Ciencia y el Arte), y a ambos lados de ella, dos Pegasos acompañados por figuras humanas que simbolizan la Agricultura y la Industria (izquierda) y la Filosofía y las Letras (derecha). Se instaló esta escultura en este edificio porque las figuras representan con claridad el título del mismo, como veremos a continuación en una explicación más detallada.

La Gloria
Las tres figuras alegóricas que lo integran son femeninas. La central, que da nombre a toda la escultura, adopta la forma arquetípica de la Victoria alada, pues otorga símbolos de triunfo a las dos alegorías que la flanquean: la Ciencia (izquierda) y el Arte (derecha). Dichos símbolos son una rama de palma y una corona de laurel, que se entregaban a los vencedores de los Juegos Píticos de Delfos, celebrados en la Antigua Grecia en honor a Apolo. La Ciencia porta en su mano derecha una antorcha (emblema de la luz del Conocimiento) y está apoyada en un globo terráqueo. El Arte lleva una paleta de pintor en la mano izquierda (alusión a la Pintura) al tiempo que apoya el codo derecho sobre un capitel corintio (representación de la Arquitectura) y muestra en la mano derecha una estatuilla (Escultura).

Primer Pegaso
Situado a la derecha de la Gloria, figura femenina. En la mano sostiene una rama de laurel, relacionada con el dios Apolo, dios de la Poesía.

Segundo Pegaso
Situado a la izquierda de la Gloria, figura masculina, en la mano sostiene un caduceo, relacionado con el dios Hermes-Mercurio.

Nacimiento de Pegaso
Pegaso era el caballo alado que salió de Medusa cuando fue decapitada por Perseo. La Medusa Gorgona era antes una bella princesa de Libia. Porque fue seducida por el dios del mar Poseidón en un templo dedicado a Atenea, ésta la transformó en un monstruo. Ella tenía el pelo de serpientes y el que mirara su cara se convertía en piedra.
Después de su nacimiento, Pegaso vivió en el monte Helicón. Un día, un héroe griego antiguo cuyo nombre era Belerofonte creyó que podía volar con Pegaso al Olimpo, donde vivían los dioses. Para detenerlo, Zeus envió un moscón para que mordiera a Pegaso. Belerofonte perdió el control del caballo y se cayó a la Tierra.
Pegaso continuó volando solo y llegó al Olimpo, donde Zeus lo recibió. Desde entonces, transporta los rayos para Zeus, quien colocó su figura en el cielo de la noche como la constelación del caballo alado.

Cuadro relacionado con una leyenda de Pegaso


Perseo y Andrómeda, de Rubens 

Perseo era hijo de Zeus y de Dánae que a su vez era hija de Acrisio, el rey de Argos; Acrisio lo expulsó de Argos junto con su madre porque un oráculo había asegurado que mataría a su abuelo; cuando se hizo mayor mató a la Medusa, que convertía en piedra a todo el que la miraba, y regaló su cabeza a Atenea, quien desde entonces la lleva en su escudo. 

Andrómeda, hija de Cefeo y de Casiopea, fue castigada a ser devorada por un monstruo marino enviado por Poseidón, porque su madre había ofendido a Las Nereidas diciendo que era más bella que ellas. Perseo la encuentra cuando viene de matar a la Medusa, montado en el caballo alado Pegaso. Mata al monstruo marino, la libera, se casan y después de varias aventuras llega con ella a la isla de Sérifos donde viven felices en compañía de Dánae.

En la pintura de Rubens vemos a Perseo que vuelve de matar a la Medusa y encuentra a Andrómeda atada a las rocas, preparada para ser devorada por el monstruo; le está quitando las cadenas, al fondo está el monstruo marino y sobre ellos unos cupidos como señal de amor entre Perseo y Andrómeda. 
 
Más información sobre Madrid Mitológico en nuestra sección o en nuestra página web. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada